Cuando ya tenemos como rutina al deporte, día tras día retandonos a ser mejores, hay veces que nos parece que ese reto quedó “estancado” y que ya no cumple un nuevo objetivo si no que por “inercia” hacemos la actividad física sin cumplir ni un reto y  sin lograr ningún cambio llegando a la sensación que lo que hacemos no es suficiente.

Tanto así, que no sentimos esa emoción y esa pasión que al principio nos motivaba a seguir. Lamentablemente, como seres humanos, nos acostumbramos a todo lo que hacemos, de tal manera que, en algunos casos, si no somos creativos y cambiantes, nos aburrimos de nuestra rutina, ya no nos llena.

Por eso, les presentamos un par de consejos para renovar nuestra rutina deportiva y llegar a sentir que cada día de ejercicio nos llena de retos ¡y oportunidades de cambio y crecimiento personal!

¡Y aquí van!

¡Dense un espacio como en las relaciones!

Espere uno o dos días sin hacer su rutina deportiva y se dará cuenta que es parte de su cotidianidad. Cuando perdemos las cosas o dejamos de hacer algo muy seguido, nos damos cuenta de su valor, ¡de lo mucho que nos ayudan y de lo bien que nos hacen!

¡Reinvente la rutina!

Realice el cambio que tanto espera, en vez de correr por el camino de siempre, vaya por otro lado, modifique su ruta, explore nuevos lugares. Si va al gimnasio cambie su rutina deportiva por otro tipo de máquinas y ejercicios.

¡Cambie de look deportivo!

Aunque algunos no lo crean, lo que usamos influye enormemente en nuestra motivación diaria. ¡Con más razón en el caso del deporte! Un cambio de ropa y estilo, es un cambio físico que influye en nuestra actitud deportiva. Es como recordarnos: ¡ropa nueva, look nuevo, rutina nueva, RETO NUEVO!

¡Cambie de deporte o combínelo!

Así como podemos cambiar nuestra rutina de ejercicios, ¿Por qué no cambiar de deporte? Intente cambiar el deporte que hace por otro que le de nuevos desafíos y objetivos, decida aprender algo nuevo y lanzarse hacia esa actividad que siempre quiso hacer ¡pero que por dudas y miedos nunca se atrevió a hacer! También podría combinar el deporte actual con uno nuevo para no hacer un cambio muy repentino.

Cambie los tiempos deportivos:

Quizás es el momento del día el que lo está cansando y aburriendo. En vez de hacer deporte luego del trabajo, ¡cambie el horario en la mañana cuando esté fresco como una lechuga! ¡Verá que valió la pena salir un poco antes!

 ¡Con estos tips se dará cuenta que siempre se puede más!

Escrito por: Mijal Fleishman / @mijalfk

Shares
Share This